La fuente es mi padre. Una fuente valiosa, como la de nuestro lugar, donde escasea el agua. Una fuente pura, fresca y cantarina, rodeada de plantas silvestres, ásperas y dulces. Se lo debo todo: mi amor a la vida, lo que sé, mi éxito. Mi padre ha marcado enteramente mi vida, y no se la puede comprender si no se comprende el amor que siento por él.
Maurice Mességué

Maurice Mességué, el maestro de las plantas

Su amor por las plantas le llevó a luchar contra los peligros de la contaminación. Hoy en día la ecología es de plena actualidad, pero Maurice Mességué denunció desde los años 40 los peligros de la polución, el envenenamiento de las tierras y de las aguas. Por eso, las hierbas utilizadas en nuestros productos pasan los más rigurosos controles de calidad, para asegurar la ausencia de productos dañinos y la correcta acción de sus principios activos.